31 julio, 2017

CONÓCEME

¿QUIEN SOY YO?

Soy Leire Etxezarraga Estankona.

Tengo la sensación, aunque no tengo recuerdos, que de pequeña me hicieron sentir que era especial. Esto marco mi caracter e hizo que siempre buscara reconocimiento fuera. Un reconocimiento que nunca me parecía suficiente. Esto puede ser porque trás varias situaciones que se dieron en mi vida empecé a sentir que no me veían. Empecé a sentir que en cualquier relación tanto familiar, de amistad como de pareja me abandonaban y no necesariamente fisicamente, lo sentía hasta en los detalles mas pequeños. La vida me ha puesto estas situaciones muchas veces pero no he conseguido verlas hasta que comencé a descubrirlas mediante las diferentes terapias que he hecho en mi vida. Pero hace siete años viví uno de los grandes abandonos de mi vida. Me quedé embarazada y fuí madre sola, mi pareja decidió no acompañarme en este proceso. Una situación muy dura y llena de miedos. Un momento donde descubrí muchas inseguridades, mucha culpa y mucha necesidad. Me encontré con muchas de mis incapacidades. Y donde decidí realmente que nunca mas permitiría que me abandoran otra vez, ni me sentiría abandonada. Gracias al trabajo terapeútico previo que habia hecho conseguí que esa situación no se convirtiera en una situación dramática sino una situación llena de apoyo y de amor. Descubrí las relaciones verdaderas que tenía y conocí a mi pareja actual cuando estaba embarazada. Una persona que la vida me regalo y como merecedora de ese regalo acepté lo que la vida quería regalarme.  Construimos una familia juntos y ahora tenemos tres hijos.

He estudiado educación social y pedagogía social, he hecho varios cursos relacionados con temas de educación social , cooperación y también con la danza y el teatro. He trabajado en varios proyectos casi todos educativos y de cooperación, orientados a la infancia y la juventud. Y en todos estos trabajos siempre he aportado la parte emocional. Esto también me hizo ver que me interesaba mas la parte emocional que la educativa.

Comencé mi camino terapéutico haciendo Terapia Gestalt y decidí formarme en ello. Ahí comenzó mi proceso personal mas importante. Este trabajo cambió mi manera de ver al otro y aunque mi tendencia no cambia soy muy consciente de ella ahora. Me interesé mucho por el movimiento corporal,  creo que liberamos una parte importante a través del cuerpo.  Comencé a trabajar en grupos de danzaterapia, movimiento expresivo y trabajo sobre sí, en los cuales conseguí  liberarme de muchas de mis creencias y dificultades. Ahora ya he iniciado la formación en esta area. Acudí también a algunos talleres de constelaciones familiares donde visualicé lo que mi familia me había dado y esto me reconcilió con muchas cosas mías. Ahora estoy formándome en Terapia Gestalt para infancia y adolescencia como herramienta para el proceso de ser madre mas consciente y para ampliar mi formación y acompañar mejor a las madres en la etapa del postparto.

Toda esta experiencia de vida y mi carrera profesional  han desarrollado en mi cosas muy bonitas y muy valiosas. Tengo una gran capacidad de escucha, mucha entrega al otro, consigo que el otro confíe en mi y me considere cercana a él y con todo lo que he vivido tengo el firme propósito de acompañar a madres que se sienten solas. Yo me sentí así en ese momento tan difícil y de esto aprendí a aceptarme, a confiar en mi porque fui capaz de transformar mi vida a una mas saludable para mi. Aprendí a verme como soy realmente. Creo que las madres tenemos una gran necesidad de valorar lo que hacemos, sin esperar que nos valoren. Empezar a mirarnos a nosotras mismas y a cuidarnos y a confiar en nosotras también para poder disfrutar de nuestra vida. A darnos cuenta que el poder que tenemos no nos lo da nadie, lo tenemos nosotras. Esto es por tanto lo que quiero entregar al mundo. Mi trabajo por tanto está en formar grupos de madres en la etapa de postparto. Ayudarles a recuperar la confianza en ellas y crear grupos de apoyo para que entre ellas puedan compartir todas sus vivencias y ver que todas estamos haciendo un camino, cada una el suyo y que todas nos entendemos en cada uno de nuestros procesos.

PREPARADA PARA SER MADRE